Tras crecer en enero y febrero, la demanda de transporte de carga aérea mantiene la senda alcista en marzo y consolida una tendencia positiva, con volúmenes de demanda nunca antes vistos en los registros de Iata, aunque también condicionados por la brusca caída registrada hace un año por la pandemia.

Así pues, la demanda de carga aérea ha crecido a nivel internacional un 4,4% anual en marzo, aunque, al tiempo, aminora su rtimo de crecimiento con respecto a febrero, al colocarse un 0,4% por encima de los registros del segundo mes de este mismo ejercicio.

En paralelo, la capacidad de las aerolíneas de carga parece también haber tomado la senda de los incrementos, tras estar dramáticamente contraida a consecuencia de la pandemia y, en consecuencia, se coloca un 5,6% por encima del dato de febrero, aunque, de igual manera, permanece un 11,7% por debajo de los datos previos a la pandemia.

En este contexto, Iata calcula que la capacidad disponible en cargueros se ha incrementado un 20,6% en marzo, mientras que, por contra, caía la de las bodegas de los vuelos de pasajeros un 38,4%.

El organismo internacional espera que el sector pueda prolongar este buen momento, con el fin de poder hacer frente al reto de la transformación digital, en un escenario marcado por el auge del comercio electrónico.

Zonas geográficas

Por zonas geográficas, en Asia y el Pacífico se ha reducido la demanda de carga aérea internacional un 2,9% anual, con la capacidad internacional disminuyendo un 18,6% anual

En América del norte la demanda ha crecido un 17,5% anual, mientras que, al tiempo, la capacidad internacional en esta zona también ha ascendido un 3,8% con respecto a hace un año.

En Europa, la demanda se ha incrementado un 0,9% en comparación con el año anterior, mientras que, en sentido contrario, la capacidad se ha rebajado un 17,1%, en un contexto en el que los pedidos de exportación parecen recuperar dinamismo.

En Oriente Medio, los volúmenes de carga internacional han ganado un 9,1% anual en marzo, con la capacidad retrocediendo un 12,5% con respecto al segundo mes de 2020.

Por otra parte, en Iberoamérica, la demanda ha disminuido 21,4% en comparación con el año anterior, mientras que la capacidad se ha desplomado un 39,9% anual. Finalmente, en África la demanda de carga aérea ha aumentado un 23,1% en marzo, con la capacidad cayendo un 4,6% anual.