El Consejo de Ministros de esta semana ha dado el visto bueno a la Autoridad Portuaria de Santander para contratar las obras correspondientes a la renovación de los tramos uno a cuatro del muelle de Maliaño.

Estos trabajos  se centran en la renovación de una infraestructura portuaria que presenta con deficiencias estructurales que imposibilitan su uso y aprovechamiento, lo que permitirá emplear 390 metros de línea de atraque para  dar servicio a la línea de ferries que une el puerto de Santander con el sur de Gran Bretaña.

De igual modo, la ejecución de las obras implicará la reordenación de espacios dentro de la zona de servicios del puerto de Santander, de tal manera que en el espacio que se generará se construirá una estación de suministro de GNL a buques ‘pipe-to-ship’.

Los trabajos de renovación incluirán la demolición del muelle actual, la ejecución de un nuevo muelle sobre pilotes y la ejecución de un nuevo tacón ro-ro.

Por otra parte, el contrato también prevé la pavimentación de la zona de explanada del muelle, con un firme flexible constituido por una doble capa de mezcla bituminosa y la instalación de redes de servicios de drenaje, abastecimiento de agua, electricidad y telecomunicaciones.

El muelle de Maliaño actualmente existente es un muelle de pilotes y tablero de vigas de hormigón armado, ejecutado durante los años veinte del siglo pasado, que ya ha superado su vida útil.