Maersk Growth ha realizado una inversión en Prometheus Fuels, una empresa de nueva creación con sede en Silicon Valley de California, con la vista puesta en reforzar la estrategia para descarbonizar las operaciones marinas del grupo naviero danés.

Maersk estima que durante el proceso de transición energética coexistirán varios combustibles y ha identificado cuatro posibles alternativas para la descarbonización que se centran en el uso de biodiésel, alcoholes, alcoholes enriquecidos con lignina y amoniaco.

La inversión en la compañía norteamericana refuerza la vía para usar electricidad de alcoholes producidos a partir de energía renovable, que, junto con el biodiésel, son tecnologías de combustible viables ya en la actualidad.

Maersk espera que los alcoholes sintéticos y otros combustibles eléctricos desempeñen un papel importante en la descarbonización del transporte marítimo, debido a sus ventajas de escalabilidad a largo plazo en comparación con los combustibles de base biológica.

En este mismo sentido, la naviera estima que, producido a partir de energía renovable y agua y CO2 ambiental a partir de la captura directa de aire, tiene el potencial de ofrecer una disponibilidad infinita independientemente del alcance geográfico.

A principios de septiembre, el grupo danés invirtió en WasteFuel, una empresa con sede en California que produce biometanol verde a partir de desechos.