Maersk Line ha encargado este 2016 un total de 14.800 contenedores reefer para consolidar su presencia en uno de los segmentos de mercado que presenta mayores perspectivas de crecimiento: el del transporte marítimo de mercancía refrigerada.

El último pedido se suma a los 30.000 contenedores reefer que el primer operador marítimo del mundo incorporó a su flota el pasado 2015, que han permitido reducir la edad media de su parque a 7,9 años, frente a los 12 años de media del parque mundial estimado por la consultora Drewry.

El parque reefer del operador danés asciende a 270.000 contenedores con las nuevas incorporaciones. Aunque gran parte de los nuevos contenedores se han incorporado en sustitución de los más antiguos, el operador ha ampliado el número de contenedores para aumentar su cuota en este mercado.

Los nuevos contenedores reefer del operador incorporan el sistema para la gestión remota de contenedores RCM, que comenzó a instalarse en 2015, tras cinco años de trabajo en la solución que permite llevar un registro de datos de la mercancía, entre los que se incluyen su ubicación, temperatura, humedad y ventilación.