Maersk trabaja para intentar solucionar la crisis que viven las cadenas de suministro que abastecen a los Estados Unidos, especialmente en las conexiones que llegan a los puertos californianos procedentes del sureste asiático.

En este contexto, el grupo logístico danés, reporta que la terminal de contenedores de APM Terminals en el puerto de Los Ángeles ofrece veinte horas de operaciones todos los días de la semana, con 2.000 operaciones diarias de transporte terrestre diario.

Sin embargo, la naviera también reporta que el pasado viernes 15 de octubre no se gestionó el 49% de los servicios de transporte terrestre para contenedores de importación, mientras que al día siguiente el registro ascendió al 50%, por lo que la compañía trabaja con los transportistas del recinto portuario angelino para resolver esta situación.

Al mismo tiempo, Maersk también desarrolla otras medidas como la integración de activos en la cadena de suministro para servicios en los Estados Unidos.

De igual manera, la naviera danesa ha añadido un 40% más de capacidad en las líneas que enlazan Asia y los Estados Unidos, en rutas a través del Pacífico, mientras que, a la vez, también ha incorporado nuevas escalas en los puertos de la costa este norteamericana, con el fin de establecer alternativas a los puertos de la fachada occidental del continente.

Por otra parte, también se han reforzado los servicios logísticos en tierra, con nuevas ubicaciones de almacenamiento y distribución en áreas de alta demanda para respaldar los flujos de carga.

Además, Maersk inserta en esta misma línea de trabajo, también ha potenciado la logística del comercio electrónico y está en disposición de ofrecer entregas en 48 horas al 95% del mercado estadounidense, así como al 75% del país en 24 horas. Esto ayuda a los clientes pequeños a medianos a competir de forma más eficaz.