El Grupo Prosegur transporta de manera segura el equivalente a 550.000 millones de euros al año usando todo tipo de transportes, lo que en el contexto actual, exige de su parte una fuerte apuesta por la innovación y la sostenibilidad.

Este verano, ha recibido el primer furgón blindado de propulsión eléctrica del mundo. Se trata de una MAN eTGE a la que el carrocero Stoof ha incorporado un blindaje especial de nivel FB3 para el transporte de dinero, utilizando materiales especialmente ligeros pero con la misma resistencia.

El vehículo, que circula por el área de Potsdam, en Alemania, cuenta con una tara que ronda los 3.150 kg y tiene capacidad para un máximo de tres personas. Ofrece una autonomía de entre 120 y 130 kilómetros, o 115 según el ciclo WLTP actual, por lo que es adecuado para las operaciones urbanas de la empresa, que realiza entre 60 y 70 kilómetros diarios en este entorno con cada vehículo.

Durante las operaciones de transporte por el centro de la ciudad, el conductor puede sacarle el máximo provecho al equipamiento de seguridad, como el asistente de aparcamiento con protección lateral, la cámara de marcha atrás, el sistema de control de velocidad, el sistema de observación del entorno con función de frenada de emergencia, el asistente de frenado de emergencia y las luces LED.

Uno de los retos a los que se enfrentará la empresa será la carga útil, ya que la capacidad queda limitada por el blindaje de seguridad obligatorio. No obstante, en Prosegur están convencidos de que sus objetivos ecológicos y económicos son compatibles, de modo que si el furgón supera la fase de prueba con éxito, se adquirirán más vehículos eléctricos para su flota.

En la actualidad, el grupo tiene cerca de 900 unidades circulando por toda Alemania, tanto para el transporte interregional como para las operaciones urbanas.