El nuevo sistema de peaje para camiones que la Diputación de Guipúzcoa pondrá en marcha a partir de enero de 2018 en la N-1 ha registrado más de 350.000 tránsitos en el primer mes de prueba, el 55,3% de los cuales corresponde a vehículos extranjeros.

Así se ha puesto de manifiesto durante la presentación del nuevo centro de control de Zarauz, desde el que podrán visualizarse los pórticos situados en la carretera. Del total de vehículos pesados que han utilizado la vía, el 44,7 % son de matrícula española, el 24,2% portugueses, el 4,7% franceses, el 4,4% polacos, el 4,2% rumanos y el resto se reparten entre otras nacionalidades.

El 92% de los transportistas ya dispone de sistema de pago automático VIA-T. El resto deberá registrarse a través de la web de la Agencia Guipuzcoana de Infraestructuras, Bidegi, o utilizando uno de los cinco quioscos que se instalarán a mediados de diciembre en la N-I a la altura de Alegia y Echegárate, y en la AP-8, a la altura de Oyarzun y Aritzeta.

Campaña de información

Además, todos los hogares de Guipúzcoa recibirán próximamente un folleto con información sobre el nuevo sistema, mientras que los transportistas dispondrán de un tríptico específico que se repartirá en el peaje de Irún y se enviará a empresas de transporte de diversos países europeos.

Las tarifas se situarán entre los 0,56 euros que costara el paso por el arco de Andoáin y los 6,89 euros del trayecto completo Irun- Echegárate. Los profesionales del sector están obligados al pago con un dispositivo compatible con VIA-T.

De no disponer de este sistema, tendrán un plazo de 24 horas para registrarse o en su defecto, de un plazo máximo voluntario de dos meses para abonar la cantidad correspondiente. Tras este periodo, se iniciará el expediente sancionador, que puede dar lugar a multas de hasta 2.000 euros.