Poco a poco, el desarrollo tecnológico y la decidida apuesta de gran parte de la industria automovilística en pro de la movilidad eléctrica conduce a la utilización de esta tecnología en nuevas aplicaciones profesionales de transporte.

En este sentido, Mercedes-Benz ha dado inicio a las pruebas en condiciones reales de su nuevo eActros totalmente eléctrico con la empresa alemana Meyer-Logistik, con la que lleva a cabo un proyecto piloto para analizar el comportamiento de este vehículo de 25 toneladas en servicios de distribución desde el almacén distribuidor de la compañía germana hasta diferentes establecimientos del área urbana de Hamburgo.

El camión eActros que se utilizará en estos servicios incorpora un equipo de frío para el transporte de productos perecederos y, según está previsto, realizará servicios que cubren una distancia máxima de 100 kilómetros, muy por debajo de la autonomía de la unidad, que alcanza los 200 kilómetros sin recargar, con un volumen de carga máximo de diez toneladas.

Con estas pruebas en condiciones reales, el fabricante alemán busca poner a punto sus vehículos eléctricos para un rango de entre 18 y 25 toneladas destinados a la distribución urbana de mercancías, con vistas a ofrecer una alternativa rentable y fiable, con costes equiparables a los de otras unidades similares diésel, con oferta comercial en 2021.