El enfrentamiento que se vive entre instituciones desde hace meses a cuenta de la ampliación del puerto de Valencia pone en el alero un proyecto vital para el futuro del enclave y de toda la Comunidad Valenciana.

En un reciente encuentro de la Asociación Española de Directivos en la capital del Turia, Ignacio Ballester, director general de MSC en España, ha mostrado la contrariedad de la naviera ante una situación que les afecta como principal inversor en la futura terminal de contenedores, que, según su criterio, «ha generado un montón de ruido del que somos espectadores y estamos perplejos».

En este sentido, en su opinión, «que un inversor privado ponga toda esa inversión sobre la mesa y solo reciba mensajes de que no es bienvenido, es complicado», y alerta de que «si no somos capaces de generar esta oportunidad, Valencia se quedará de nuevo siendo menos competitiva y será más difícil para todos».

Aún así, Ballester se muestra optimista, toda vez que «es un proyecto que tiene todos los requisitos para poner a Valencia en la vanguardia de puertos del mundo y este es el proyecto sostenible que queremos traer al puerto de Valencia porque entendemos que es el mejor puerto de España”.