Nueve socios de cinco países europeos, entre los que se encuentra la española Metro de Madrid y la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, han puesto en marcha el proyecto de investigación E-Lobster para desarrollar un sistema de interconexión entre la red eléctrica general y las redes de transporte, económicamente viable y fácilmente replicable.

Hasta el momento las redes de distribución de energía y las redes eléctricas de ferrocarril ligero utilizaban las fuentes de alimentación existentes. Con el aumento del uso de las energías renovables, es preciso ofrecer soluciones que reduzcan las pérdidas de energía, aumenten la estabilidad de la red y satisfagan las necesidades de vehículos eléctricos, almacenamiento energético y  consumidores.

El objetivo del proyecto es establecer sinergias entre las redes de distribución de energía en Europa, las redes de transporte electrificadas y las estaciones de carga para vehículos eléctricos. El promedio de las pérdidas en las redes comunitarias varía entre el 1% y el 2,6%, mientras que en las redes de distribución varía entre el 2,3% y el 13,4%. 

La industria ferroviaria europea calcula que a través de la innovación se puede lograr un ahorro de energía de entre el 5% y el 20%, mediante instalaciones externas dedicadas al suministro de energía y unos mejores métodos de control.
 
E-Lobster, encabezado por la consultora italiana Rina y financiado por la Comisión Europea,
propone un sistema avanzado de gestión llamado ‘Railway to Grid‘, R+G, para reducir las pérdidas de electricidad maximizando el uso de fuentes de energía renovables y creando una interacción entre el transporte electrificado y las redes de distribución utilizando activos compartidos.

También se desarrollará una herramienta para la monitorización en tiempo real de las pérdidas y el consumo de energía de las redes de distribución y las de electrificación ferroviaria. Las funcionalidades de este sistema se demostrarán con una prueba piloto en España.