Las primeras medidas serias tomadas en el país ante la crisis sanitaria del coronavirus han desatado cierta alarma y situaciones de desabastecimiento en algunos establecimientos comerciales.

Sin embargo, y dado que el abastecimiento de mercancías se viene realizando con normalidad ante la falta de acciones restrictivas en este ámbito, la actividad de transporte y de almacenamiento se realiza con el mismo tono que en días anteriores.

En este mismo sentido, Fenadismer afirma «las empresas transportistas dedicadas a la distribución y aprovisionamiento de alimentos y otros productos de primera necesidad han venido desarrollando su actividad con absoluta normalidad«.

Así mismo, la organización destaca que «la afluencia extraordinaria de clientes» a los establecimientos comerciales registrada en los últimos días ha dado lugar a «un acopio de mercancía superior a lo habitual, que no obstante, está siendo repuesto diariamente en la actividad de distribución de mercancías que llevan a cabo los transportistas».

Además, a juicio de la asociación estima que la implantación de nuevas restricciones de movilidad no afectaría al transporte por carretera, que de este modo quedaría exento de tal restricción, al igual que ha pasado en Italia o China, por lo que, en su opinión, «el aprovisionamiento de productos alimenticios a los establecimientos quedaría garantizado en todo momento«.

En consonancia, CETM-Madrid también pide «tranquilidad y evitar el alarmismo ante un problema de salud pública», al tiempo que reclama que se tenga en cuenta al sector en el paquete de medidas que se están aprobando en los últimos días, además de un plan específico de prevención para los profesionales del transporte por carretera.

La gran distribución, en esta misma línea

De igual manera, Aecoc también recuerda que las cerca de 400 plataformas logísticas repartidas por todo el país pueden abastecer eficazmente a las más de 24.300 tiendas existentes en España, por lo que no consideran necesario hacer acopio de productos básicos.

La organización de la distribución comercial recalca en este sentido que «las empresas tienen capacidad de hacer llegar los productos desde las plataformas a las tiendas en menos de 24 horas, por lo que los establecimientos están reponiendo con mayor frecuencia de lo habitual los productos más demandados para que no falten existencias».

En este mismo sentido, Asedas destaca la gran capilaridad y eficiencia de la distribución en España, lo que facilita que todos los consumidores tengan un establecimiento de distribución muy cerca de sus casas.