La Autoridad Portuaria de Barcelona ha reordenado el acceso de vehículos y peatones al muelle Adosado con el objetivo de agilizar la entrada y salida de vehículos.

Estos trabajos han servido para reubicar la caseta de control existente e incorporar una segunda caseta de control para hacer más ágil el paso de vehículos y personas por este punto.

También se ha modificado la rotonda que distribuye el tráfico de entrada al muelle, que ahora tiene 25 metros de diámetro, y se han rediseñado los viales que salen de aquí hacia las cinco terminales de pasajeros (A, B, C, D y E), así como también el tráfico pesado hacia las otras instalaciones existentes en el muelle.

Finalmente, se ha incorporado un carril segregado de acceso a las terminales A y B para agilizar el tráfico en momentos de máxima demanda.

Todo el proyecto, que ha supuesto una inversión de 1,2 millones de euros y que ha comportado la reorganización de los aparcamientos adyacentes, ha sido diseñado para facilitar el paso de los vehículos pesados y de gran envergadura que circulan por esta área: autobuses y camiones.

En consecuencia, para permitir el rápido acceso de los transportes especiales que llegan regularmente, la señalización existente en los viales de salida es fácilmente desmontable. Además, se ha adaptado también todo el sistema de alumbrado, señalización y control de esta área.