contenedores-reefer-de-maersk-para-chiquita

Para mejorar la visibilidad de los envíos y reducir los riesgos, se han incorporado los últimos avances en Inteligencia Artificial.

CargoSmart acaba de lanzar una solución basada en el Internet de las Cosas y la Inteligencia Artificial para la gestión de la mercancía refrigerada, que está dirigida a operadores y cargadores. Su objetivo es garantizar una mayor transparencia en la cadena logística y mejorar los procesos de inspección previos al embarque, enviar actualizaciones sobre el estado de los contenedores en tiempo real y avisar de su llegada a destino.

Este nuevo desarrollo permite a los cargadores prestar un mejor servicio con menores costes operativos, que ha demostrado ser muy efectivo y eficiente. Conocido como ‘Connected Reefer Solution‘, utiliza un dispositivo IoT equipado con múltiples sensores para la detección de la temperatura, la humedad, la ubicación, las condiciones medioambientales, el movimiento o los golpes.

Además, identifica de manera inteligente cualquier desviación o disrupción en el contenedor y evalúa si ha sido causada por algún problema en la operativa para enviar una alerta a la naviera o al cargador y minimizar el impacto sobre la mercancía.

Para mejorar la visilibidad de los envíos y reducir los riesgos, esta herramienta cuenta con los últimos avances en Inteligencia Artificial, que le proporcionan información sobre la localización en tiempo real, los patrones históricos, datos sobre los buques, condiciones del tráfico marítimo, etc. El modelo permite mejorar las predicciones de llegada en más de un 40%.

En este sentido, gracias a unos algoritmos, es posible analizar el historial de utilización y mantenimiento del contenedor, de modo que se pueda controlar de forma mucho más precisa el estado del mismo y garantizar su calidad y fiabilidad.