Con un total de 730 unidades matriculadas en el primer semestre de 2019, el 30% de acero, que representa un 12% del total de los semirremolques matriculados según cifras de Asfares, el segmento de los “volquetes y basculantes” adquiere importancia creciente en la industria de los vehículos de obra.

Por eso el primer fabricante de semirremolques español Lecitrailer ha decidido renovar por completo su oferta con dos nuevos modelos, que ya se están vendiendo en los últimos meses en el mercado francés.

Se trata de las bañeras fabricadas en acero de alto límite elástico ‘K-LimiT’ y ‘K-LighT’, disponibles en 24 y 26 m3 de capacidad y preparadas para el transporte de hasta 44 toneladas, para el caso de que la legislación española se modifique en este sentido.

Tanto el modelo ‘K-LimiT’ con una tara de 6.300 kg, con laterales en chapa de acero Hardox 450 de 4 mm y piso de 5 mm como el modelo aligerado ‘K-LighT’, con una tara de sólo 5.500 kg, que se consigue con laterales en chapa de acero Hardox 500 TUF  de 3,2 mm y piso de 4 mm, cuentan con una nueva caja, rediseñada construída en tres piezas soldadas, con laterales nervados y piso encastrado en la estructura del chasis, para bajar el centro de gravedad del conjunto.

Son múltiples las mejoras introducidas en este modelo completamente rediseñado con el foco puesto en ofrecer un producto de menor peso, más resistente y con una mayor durabilidad.

A este respecto, gracias a la nueva planta de kataforesis que Lecitrailer ha inaugurado a principios de año en sus instalaciones de Casetas, las cajas, como el resto del conjunto, son sometidas  a un tratamiento de protección frente a la corrosión por inmersión completa y electro-deposición catódica (KTL), lo que asegura una protección suplementaria en toda la superficie, tanto del chasis como de la caja, con una superficie de imprimación de 50 micras.

Las nuevas bañeras de Lecitrailer incorporan mejoras para una operativa  diaria más segura.

Las nuevas bañeras de Lecitrailer incorporan mejoras para una operativa diaria más segura.

En estos nuevos modelos, todo se ha pensado para facilitar la operativa diaria a los clientes. Así en la parte trasera, las faldillas son fácilmente desmontables, lo que junto con la barra antiempotramiento que se puede plegar, facilita el trabajo con extendedoras asfálticas. Los pilotos traseros, con tecnología led más durable, llevan una protección exclusiva frente a posibles golpes.

El frontal inclinado, con marquesina superior, viene preparado para el montaje de lona corredera e incorpora dos refuerzos sobredimensionados que le confieren rigidez a la caja. En cuanto a la trasera, la puerta es de apertura vertical de doble giro superior y cierre mediante cadena, a la que se puede incorporar apertura hidráulica.

Con el fin de proporcionar una mayor estabilidad al conjunto, se ha ampliado tanto la anchura del conjunto, como los puntos de anclaje de volteo de la caja, convenientemente reforzados.

Además, la suspensión neumática se desinfla automáticamente al bascular, lo que junto con el sistema indicador acústico de inclinación lateral y el sistema luminosos de indicador de carga, proporcionan una operación más segura durante la descarga.