Icelandair ha adaptado tres aviones de pasajeros Boeing 767 para ser utilizados por DB Schenker en una nueva conexión diaria de carga aérea entre Shanghái y Múnich para proveer de equipos médicos a Europa. La lanzadera, cuyas conexiones podrían ampliarse también a otras ciudades como Chicago, se ha establecido con urgencia para poder afrontar el cuello de botella que está generando el transporte de carga durante la crisis del coronavirus.

En solo tres días, se han retirado los asientos, cocinas y baños de los aviones para despejarlos internamente, creando más de 200 m³ de espacio de carga disponibles en sus cabinas y cubiertas. Asimismo, como parte del acuerdo de cooperación, se ha colocado un logotipo del operador en el casco de las tres aeronaves.

El servicio, que está dirigido específicamente a importar equipos médicos, como máscaras o EPIs, desde China para combatir la propagación del Covid-19, ya ha recibido reservas para varios miles de metros cúbicos de carga. El plazo de entrega hasta el destino es de cinco a siete días.

Inicialmente, están previstos 45 vuelos lanzadera entre Shanghái y Múnich en unas 12 rotaciones por semana, una vez la ruta se encuentre en pleno funcionamiento. En cuanto a la futura conexión con Chicago, se efectuará dos veces por semana.

DB Schenker trabaja sin descanso para expandir su red de suministro global en la lucha contra el coronavirus. Gracias a la creación de rutas adicionales, ha podido demostrar su capacidad para actuar con flexibilidad y rapidez durante una crisis.