obras de construccion del Canal de Panama

Las obras de ampliación del Canal de Panamá están ejecutadas en un 93%.

Durante la XV edición de TOC Américas, que se ha celebrado esta semana en Panamá, los expertos invitados al foro han coincidido en la opinión de que este país deberá ofrecer más y mejores servicios logísticos, cuando esté finalizada la expansión del Canal, si quiere diferenciarse de la competencia portuaria regional.

Las actuaciones para ampliar la logística panameña son clave para aportar valor añadido a las mercancías que crucen el Canal, cuya obra de ampliación está ejecutada actualmente en un 93% y se espera esté operativa en abril de 2016, pese a los problemas que han surgido recientemente en su ejecución.

Por otro lado, los asistentes al evento sudamericano también han debatido si la ampliación de la ruta interoceánica traerá consigo un crecimiento considerable del transbordo de mercancías, un tema que encuentra opiniones enfrentadas entre los directivos de empresas y puertos y expertos del transporte marítimo.

Así, algunos señalan que sólo el 20% de la mercancía que alcanza el Pacífico panameño cruza el Canal para llegar al Caribe y que, una vez ahí, dividir el trayecto con transbordos en Panamá no representa un beneficio para la mayoría de las empresas.

Por tanto, para quien comparte esta creencia, la distribución del manejo de las cargas que traerá consigo la ampliación no implica necesariamente una multiplicación de la demanda del transbordo.

Nuevos servicios logísticos

Para solucionar esta situación hay quien apuesta por ofrecer servicios logísticos eficientes que ayuden a los clientes de los puertos a mejorar su competitividad. Entre estos servicios, se ha destacado la posibilidad de ofrecer cross docking para generar valor añadido.

En este contexto, desde la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), organismo que gestiona la infraestructura, coinciden en la necesidad de explotar el nicho de los servicios logísticos en torno al negocio portuario.

Sin embargo, desde la administración sí apuestan por una expansión de la demanda del transbordo y por atraer, con nueva infraestructura portuaria, la capacidad de gestión de carga en tierra firme. A dicho aumento contribuirán, entre otras cuestiones, los conflictos laborales de los puertos de la costa oeste de Estados Unidos y una mayor explotación minera en Colombia y Brasil.

Con estas expectativas de fondo, la ACP abrirá al mercado la primera fase del puerto de Corozal, que tendrá espacio para 3,2 millones de TEUs, previsiblemente dentro de tres años.

Además, tras haber invertido 1.300 millones de dólares en los últimos 18 meses, sus instalaciones ya están preparadas para la ampliación, contando, por ejemplo, con un total de 25 grúas de las que actualmente solo se utilizan 14.