La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha asegurado que uno de sus objetivos principales en su etapa al frente del Ministerio es defender en Europa la unión de Adif y Renfe en un sólo ‘holding’ empresarial. Según CCOO, esta ha sido «la única noticia positiva» en la reunión convocada por Fomento el lunes 28 para tratar de paralizar la huelga que se ha iniciado este jueves 31 de julio a la 01.00 h, y finalizará el viernes 1 de agosto a las 23.00 h.

En concreto, la propuesta en la que «CCOO ha seguido insistiendo» es unificar las infraestructuras y las operaciones ferroviarias, con lo que «seríamos más fuertes y competitivos», ha asegurado Juan Manuel León, secretario de acción sindical del sector ferroviario del sindicato. Además, esta unión permitiría «aprovechar sinergias, reducir estructuras de dirección» y acabar con «situaciones conflictivas» y que han sido motivos para la convocatoria de huelga.

Como ejemplos, León ha citado el caso del canal de venta de viajeros, que, en caso de estar ambas empresas dentro del mismo holding, se eliminaría el problema que existe en el canal de ventas, al poder «dar salidas a las expectativas profesionales» de los trabajadores y que la empresa «reorganice esa actividad». «O la nueva actividad de inspección visual de trenes» que transportan mercancía peligrosa, «que no tiene personal para realizarla» y se está buscando personal tanto en Renfe como en Adif.

En cuanto al resto de la reunión, organizada por Fomento con las direcciones de Adif y Renfe y los sindicatos con representación en los Comités Generales de Empresa de ambas empresas, CCOO ha terminado «bastante defraudado», ya que el sindicato esperaba el compromiso por parte de la ministra con las demandas solicitadas en la convocatoria de la huelga, cuyo eje principal es el empleo. «Hacen falta más trabajadores en las dos empresas, para poder realizar la actividad con garantías de seguridad y calidad», ha afirmado León.

Sin embargo, Pastor ha explicado que los ingresos de las empresas públicas «dependían del Ministerio de Hacienda», mientras que Renfe y Adif no han modificado «sus posturas inmovilistas» en cuanto a esta reivindicación.

A pesar de ello, CCOO también ha visto otros avances en algunas de sus solicitudes, como es «cumplir el acuerdo de garantías en lo que respecta a la contractualización entre sociedades de Renfe». De esta forma, según el sindicato, recientemente, el Consejo de Administración ha aprobado el contrato de diez años, más dos de prórroga entre Renfe Mercancías y Renfe Viajeros con Renfe Fabricación y Mantenimiento, «lo que garantiza el trabajo para la próxima década a los trabajadores de talleres».

UGT «seguirá trabajando en la línea de la negociación»

En cambio, desde UGT se ha recogido el compromiso de Fomento de mantener el carácter público y el nivel de empleo en el ferrocarril, y el reconocimiento de la necesidad de solucionar el canal de venta, «tal y como recoge el acuerdo» firmado entre Adif y el sindicato, en el que se establece que esta empresa acometerá la cuestión con Renfe para definir su futuro bajo el criterio de la voluntariedad.

De esta forma, el sindicato ha defendido este acuerdo alcanzado con Adif en el que se recogen sus exigencias y se establecen las garantías necesarias para los puntos que son objeto de conflicto. Los mismos puntos que «están reflejados en la propia convocatoria de huelga del CGE».

En lo que respecta al grupo Renfe, UGT ha demandado la generación de empleo «suficiente» para asumir las cargas de trabajo actuales y previstas para los próximos años. Desde la organización se han comprometido a seguir trabajando en la línea de la negociación y a desarrollar el acuerdo «con el objetivo prioritario que venimos defendiendo incansablemente: garantizar el empleo y las condiciones laborales de los ferroviarios y ferroviarias».