msc-contenedor-reefer

La tecnología de atmósfera controlada permite modular la concentración de oxígeno y dióxido de carbono en contenedores reefer.

La naviera MSC ha llevado a cabo los primeros embarques de melón desde España con destino a Asia en contenedores reefer, en un movimiento que podría abrir un amplio abanico de posibilidades para la exportación de productos hortofrutícolas a los grandes mercados a los que es difícil acceder con grandes volúmenes por los tiempos de tránsito existentes en el transporte marítimo.

Gracias a la tecnología de atmósfera controlada se puede controlar el proceso de maduración de la fruta y extender su vida útil, permitiéndole llegar a mercados lejanos en perfectas condiciones, gracias a un sistema que regula la composición del aire dentro de los contenedores para mantener la apariencia, frescura y calidad de los productos perecederos.

Esta tecnología, para la que MSC utiliza sistemas y proveedores españoles, ayuda a las frutas y verduras a llegar a nuevos destinos con tiempos de tránsito más largos, ya que ralentiza el proceso natural de maduración de la fruta al reducir la concentración de oxígeno y aumentar el dióxido de carbono (CO2) para reducir y eliminar el etileno dentro de los contenedores.

Según la propia naviera, la tecnología de atmósfera controlada es ideal para el envío de productos perecederos que requieren un control independiente tanto de O2 como de CO2, como fruta de hueso, manzana, aguacate, lechuga, caqui, entre otros, y que representa una oportunidad única para que los productores españoles abran nuevos mercados para la exportación de frutas y verduras.