La nueva terminal de pasajeros del puerto de Valencia comenzará a dar los primeros pasos con la licitación de las obras de acondicionamiento de la parcela del antiguo astillero de Unión Naval, que la Autoridad Portuaria publicará en los próximos días con un presupuesto cercano a los 900.000 euros.

Este proyecto contempla la demolición de algunas naves y otras edificaciones, y la rampa del varadero norte, así como el desmontaje de todos los equipos e instalaciones, y de las instalaciones de prefabricación de los bloques de acero. También incluye la enajenación de los materiales reutilizables, como tejas o piezas metálicas, para su venta.

La terminal, que ocupará una superficie de aproximadamente 100.000 m², mantendrá elementos del antiguo astillero catalogados como piezas de valor histórico artístico. Se utilizará para atender al tráfico de cruceros, las líneas regulares con Baleares y Argelia, así como tráfico de carga rodada.

El 100% de la energía eléctrica necesaria para el funcionamiento de la terminal se producirá en las propias instalaciones, y será de origen renovable. Además, todos los atraques estarán equipados con red de suministro eléctrico a los buques atracados, y las cubiertas y tejados serán diseñadas para la instalación de placas solares fotovoltaicas.

La terminal reciclará el 100% de los residuos que genere en una planta de biometano que se construirá expresamente para este fin, y tratará los residuos de los buques y los propios del edificio para obtener biogás.

Entre otras novedades del proyecto, destacan el desarrollo de un centro de innovación y ecoeficiencia y un espacio para la dinamización cultural, así como un centro formativo de la Escuela de Empresa Balearia, con oferta en distintas áreas del sector marítimo y especialmente dirigida al barrio de Nazaret.