Durante el pasado 2019, los volúmenes de carga movido por los aeropuertos de la Unión Europea han caído un 3,5% con relación a 2018.

En idéntico sentido, aunque con un retroceso menor, los aeropuertos de los países del Viejo Continente no integrados en la UE han visto un descenso de sus volúmenes de carga de un 1,9%.

La tendencia en ambos casos ha sido negativa en todo el año pasado, salvo en el caso del mes de diciembre que ha sido el único que ha registrado un crecimiento positivo desde octubre de 2018, con un ascenso anual de un 0,5%.

Este dato podría indicar un cambio de tendencia en el sector, con una posible salida de sus últimas caídas, toda vez que parece que las tensiones comerciales internacionales van suavizándose, aunque el panorama queda pendiente del impacto de la crisis sanitaria china sobre los intercambios.

De entre los diez principales aeropuertos de carga del continente se han registrado crecimientos anuales en todo 2019 en los Lieja, que crece un 3,5%, y de Madrid, que repunta un 7,7%.

Además, también se han dado cifras positivas en otras instalaciones aeroportuarias europeas, como han sido los casos de Lisboa, que ha crecido un 14,1%, de Zaragoza, con un ascenso de un 9,5%, y de Helsinki, que ha aumentado un 8,4%.