Parece que se está produciendo un fuerte incremento de la demanda de semirremolques en Europa del este, a medida que la pandemia parece más controlada y las perspectivas económicas se han ido aclarando un poco.

Según los registros de la consultora Clear, la demanda de semis en esta zona del Viejo Continente se disparará un 35% este 2021 y seguirá pujante en los próximos años, si sigue mejorando la crisis sanitaria, hasta alcanzar una marca máxima de matriculaciones en 2025, con un poco de producción un año antes, en 2024.

Polonia acapará la mitad de la demanda de semis este año, seguida por Lituania y Turquía, con lo que se espera que la flota de semirremolques de Europa del este crezca a un ritmo de 3,4% anual hasta 2025, con lo que aumentará su competitividad con respecto a las empresas de Europa occidental, sobre todo por lo que respecta a su capacidad para mover volúmenes.

Con este fuerte incremento, el sector del transporte parece responder a la recuperación que se está produciendo tras un aciago 2020 con destacas inversiones en flota, aunque, por otro lado, parece que no se han tenido en cuenta las incertidumbres que añaden a la situación económica global los cuellos de botella que se están produciendo en las cadenas de suministro internacionales y que afectan a países de destino para los servicios de transporte de las flotas de Europa del este, como el Reino Unido y, en menor medida hasta ahora, Alemania.