La demanda de contenedores desde Asia hacia Oriente Medio y el sureste asiático ha sufrido un fuerte descenso, según recoge el último informe de la consultora Drewry, que ha tenido que revisar sus previsiones.

Pese al fuerte incremento registrado durante el primer trimestre de 2018, las cifras no dejan lugar a dudas. Los envíos hacia ambas zonas, que crecían a un ritmo del 16%, han pasado a hacerlo al 5%.

De hecho, los volúmenes se han reducido un 3% en el segundo trimestre. Por regiones, el comercio desde Asia hacia Oriente Medio se ha reducido un 5,7% entre abril y junio hasta los 850.000 TEUs y en julio la caída ha sido del 11%, con lo que el tráfico ha descendido un 1,3% en total desde enero.

El movimiento de contenedores desde Asia hacia el sureste asiático también ha experimentado un retroceso del 1,4% en el segundo trimestre y una caída en el mes de julio. Sin embargo, la profundidad de la caída en el tráfico ha sido menos pronunciada, dado que entre enero y julio prácticamente no ha habido cambios, con 2,5 millones de TEUs que suponen un ligero incremento del 0,4%.

La rupia india ha sufrido una depreciación de aproximadamente el 12,5%, lo que ha contribuido a una reducción de las importaciones pero ha impulsado la competitividad del país en cuanto a las exportaciones.

En lo que respecta a la oferta, los espacios disponibles en las rutas son ahora menores, dado que las navieras están tratando de ajustarse al debilitamiento de la demanda. Según los cálculos de la consultora, la capacidad ha disminuido un 5% en agosto entre Asia y Oriente Medio, mientras que entre Asia y el sureste asiático la caída ha sido del 4%.

Para ello, se ha reducido el servicio China Middle East Express, CMX, de Gold Star Line, KMTC, RCL, SM Line y T.S. Lines, que utilizaba siete buques de entre 5.000 y 7.000 TEUs. Algunas informaciones hablan de una nueva línea entre el Lejano Oriente y Sri Lanka que pretende poner en marcha Reach Group.

Este operador, que mantiene ciertos vínculos con el iraní IRISL, utilizaría en su nueva ruta las cuatro nuevas unidades de 14.000 TEUs de esta naviera que no le podrán entregar por las sanciones estadounidenses.

El nivel de utilización de los buques en estas conexiones se encuentra en un 60%, mientras las tasas de carga se mantienen débiles. Sería necesario eliminar mucha más capacidad en estas conexiones para que los operadores tengan alguna posibilidad de impulsar los precios.