El pago de las paralizaciones que se producen en las instalaciones de la terminal de contenedores de APM en el puerto de Castellón parece ser el escollo que impide que los responsables de la instalación y los transportistas puedan cerrar un acuerdo que desbloquee la situación que se vive en el enclave y que afecta a unos 400 contenedores al día.

APM Terminals Castellón informa que ha realizado una propuesta por escrito a las empresas de transporte de Castellón sobre «una serie de medidas para atender los requerimientos de servicio de entrega y recepción solicitados por los transportistas«.

Entre la propuesta de la terminalista se incluyen «procedimientos internos para agilizar, en casos concretos y puntuales, la atención a camiones en espera», así como «el refuerzo de las casetas de acceso en horas punta, la comunicación diaria de los cambios en las previsiones o el lanzamiento de comunicados vía e-mail y vía APP Visitor HSSE, para que los imprevistos e incidencias lleguen a todos los transportistas en tiempo real, lo que evitaría tiempos de espera innecesarios«.

Sin embargo, APM refiere que «el colectivo de transportistas, por su parte, ha decidido rechazar las medidas planteadas, no reanudar su actividad y mantener su interés por establecer un pago por paralizaciones, medida que no puede ser aceptada por APM Terminals Castellón por su cuestionable legalidad, y al no tener la terminal control ni conocimiento sobre los flujos de llegada del transporte».

Así pues, continúa un bloqueo que afecta al movimiento de unos 400 contenedores al día en la instalación castellonense.