Un nuevo estudio realizado por el Instituto Fraunhofer para la Investigación de Sistemas e Innovación, encargado por la Asociación Europea de Fabricantes y Automóviles, Acea, ha revelado las localizaciones clave para el desarrollo de puntos de recarga para camiones de baterías eléctricos.

El informe puede ser utilizado para diseñar una red europea de puntos de recarga, tanto a nivel regional como en las rutas de larga distancia, incluyendo la UE, Reino Unido y otros países del continente.

La introducción de camiones eléctricos en el mercado crecerá en los próximos años, pero aún hacen falta más infraestructuras de recarga y deben desarrollarse con urgencia.

La localización de las estaciones debería tener en cuenta los patrones operativos actuales. Por eso, se han analizado 30.000 zonas donde suelen parar los vehículos, basándose en los datos de 400.000 camiones y 750.000 paradas individuales.

Conclusiones del estudio

Normalmente, las localizaciones escogidas están cerca de zonas muy pobladas de Europa central, en áreas industriales y ciudades principales, junto a las carreteras europeas más importantes. Entre ellas, se encuentran el norte de Italia, París, el Gran Manchester, Berlín y Frankfurt.

Aproximadamente entre un 33% y el 50% de las paradas se realizan en áreas de descanso cerca de las autopistas, y entre el 25% y el 33% en hub logísticos o instalaciones de las compañías, reservándose entre el 1% y el 5% a los puertos y terminales de ferry.

En lo que respecta al tiempo, se han establecido dos categorías: las paradas que duran menos de tres horas, siendo el 35% de entre 30 y 60 minutos, y las superiores a ocho horas.

La elevada frecuencia de las paradas cortas, unida a las normativas de tiempos de conducción y descanso, apoyan la necesidad de una red de puntos de recarga en un corto periodo de tiempo.

El estudio realizado da indicaciones sobre los sitios en los que sería preferible instalar puntos de recarga desde una perspectiva logística y operativa. No obstante, será necesario un análisis más detallado de la capacidad de la red eléctrica, las circunstancias locales y la infraestructura de recarga existente para tomar ciertas decisiones de inversión.