Ernst & Young presenta los resultados de su auditoria externa a los miembros de la IRU.

Ernst & Young presenta los resultados de su auditoria externa a los miembros de la IRU.

El comité ejecutivo de la IRU y la auditora Ernst & Young han finalizado el proceso de auditoria externa que la Unión Internacional del Transporte por Carretera solicitó a principios de este año, tras las acusaciones vertidas por un ex-directivo de la organización sobre la misma.

El pasado mes de abril, Marek Retelski, ex directivo de la organización que dirigía el departamento TIR, acusó a la IRU del desvío de 530 millones de francos suizos, unos 487 millones de euros, que deberían haber sido devueltos a los miembros de la asociación. 

Tras esta denuncia, la IRU encargó una auditoría externa que investigó su estructura de gobierno y las alegaciones presentadas por las partes implicadas. En concreto, los auditores han analizado más de 2.800 documentos, incluyendo los proporcionados por Retelski, a quien también se entrevistó junto a otras personas.

Este pasado viernes 4 de noviembre, Ernst & Young ha presentado los resultados de su auditoría a los miembros de la organización durante su Asamblea General.

Los auditores no han encontrado pruebas de ninguna de las denuncias efectuadas en abril de 2016, que se remontan a hechos de 1995, contra la actual dirección de la IRU. «Ningún dinero ha desaparecido, todos los fondos están contabilizados y las leyes fiscales suizas se han cumplido completamente», indican desde la asociación de transportistas.

Ernst & Young tampoco encontró problemas en la estructura general de gobierno, el cumplimiento y los estándares éticos de la asociación. De hecho, el auditor ha valorado positivamente las mejoras puestas en marcha desde 2013 por la misma para aumentar la transparencia y mejorar los sistemas de control interno y la gestión de riesgos.