Aunque se encuentra en concurso de acreedores desde julio de 2017, Unipost deberá aplicar una subida de sueldo del 12% a partir del 1 de enero de 2018 para todo el personal, tal y como recoge el diario Economía Digital.

El 31 de diciembre de 2017 caducará el acuerdo alcanzado hace varios años con los sindicatos UGT y USO, que en su momento aceptaron una rebaja salarial para incrementar la competitividad de la empresa.

El comité de empresa no tiene intención de renovarlo, lo que pondrá en serias dificultades al operador, que ya acumula unas deudas de casi 50 millones de euros con los acreedores y ha incumplido en varias ocasiones el calendario de pagos con la plantilla.

De hecho, la nómina del mes de noviembre ha tenido que dividirse en tres partes y los sindicatos no confían en que los empleados puedan cobrar la paga doble de Navidad, por lo que deberían acudir al Fondo de Garantía Salarial.

El operador ha presentado recientemente un Expediente de Regulación de Empleo para toda la plantilla. La primera fase, que afectará al 21% de los trabajadores, se aplicará antes de que termine el año. No obstante, CGT ha impugnado esta medida al haberse aprobado antes de la emisión del veredicto del administrador concursal.

Tanto esta organización sindical como CCOO culpan directamente a Pablo Raventós, consejero delegado de Unipost, de la difícil situación económica que atraviesa, por lo que han solicitado a la administración concursal la declaración de concurso culpable.