Con una inversión total de 40 millones de euros, las instalaciones de la nueva plataforma logística de la ZAL del puerto de Barcelona servirán para dar apoyo a la red de servicios transfronterizos que tiene la empresa norteamericana de paquetería en Europa, a tiempo para la temporada alta de envíos de este año que dará comienzo en breve, de cara al ‘Black Friday’.

Las nuevas instalaciones barcelonesas ocupan una superfice total más de 24.000 m² y tienen una capacidad de clasificación de hasta 22.000 paquetes por hora, más de 2,5 veces la capacidad de las actuales instalaciones de Barcelona que va a sustituir.

Construida por Cilsa, la plataforma logística forma parte de una serie de proyectos que la empresa participada por Merlin Properties y la Autoridad Portuaria de Barcelona desarrolla en un nuevo parque logístico de 270.000 m² en la ZAL del puerto de Barcelona.

El activo cuenta con iluminación LED, aislamiento de alta eficiencia energética y una tecnología de clasificación de paquetes de última generación que permiten reducir el consumo de energía, así como con paneles fotovoltaicos instalados en el tejado y destinados a reducir el consumo de electricidad.

La operación supone un nuevo impulso para la actividad inmologística en la capital catalana, que sigue registrando operaciones de calado en un escenario en el que convergen la actual crisis sanitaria y la escasez de suelo en una ciudad con una gran actividad logística nacional e internacional.