Tras presentar en el mercado europeo sus camiones conceptuales eléctricos para operaciones de construcción y distribución regional, Volvo Trucks ha iniciado un proyecto piloto con vehículos pesados eléctricos en los Estados Unidos.

Esta prueba forma parte del proyecto Volvo Low Impact Green Heavy Transport Solutions, una colaboración entre 15 socios públicos y privados para demostrar la viabilidad del transporte de mercancías totalmente eléctrico en condiciones de tráfico denso y áreas urbanas, que supone una inversión total de 90 millones de dólares, unos 83 millones de euros al cambio.

Los camiones de este proyecto se pondrán a prueba en operaciones comerciales reales con dos empresas de transporte californianas, Dependable Supply Chain Services y NFI.

La marca ha integrado tecnologías de electromovilidad en su modelo de serie Volvo VNR, con el fin de ponerlo en el mercado estadounidense, de tal modo que comenzará la primera fase de producción en serie y comercialización del nuevo vehículo a finales de este año.

Esta unidad ha sido diseñada para su utilización en aplicaciones de transporte regional y de corta distancia, como distribución urbana o transporte de contenedores, entre otros segmentos.

Al otro lado del Atlántico, el fabricante escandinavo también comercializa ya camiones eléctricos de menor tamaño destinados al reparto urbano de mercancías