Amazon Prime NOW

Con el servicio Flex Amazon busca obtener un reparto más rápido y flexible.

Amazon sigue pujando por hacerse con un hueco en el segmento de paquetería, con el fin de ganar un mayor control en todo el proceso de entregas de e-commerce, optimizar sus servicios y mejorar el ritmo de entrega de paquetes.

En este sentido, el e-tailer norteamericano ya tienen implantado en España su servicio Flex, para el que utiliza trabajadores autónomos como repartidores de paquetes, tras haber empezado a experimentar desde noviembre del año pasado en Madrid.

El servicio, que arrancó en primer lugar en los Estados Unidos y Gran Bretaña, funciona a través de una aplicación móvil que conecta a cada uno de los autónomos con Amazon para programar repartos, a razón de hasta 56 euros por cada bloque de cuatro horas en pagos semanales, aunque los colaboradores deberán asumir los costes de desplazamiento, seguros y posibles impuestos que se generen.

La llegada de Amazon Flex a España coincide con el lanzamiento de Amazon Logistics, un programa de apoyo a emprendedores para crear una red de pequeñas y medianas empresas de transporte con la que mejorar su distribución de última milla en los Estados Unidos, para la que ya ha firmado un acuerdo con Mercedes-Benz para el suministro de 20.000 nuevas furgonetas Sprinter para realizar las entregas.

Con el servicio Flex, el gigante estadounidense del comercio electrónico busca obtener un reparto más rápido y flexible, con una capilaridad muy superior a la de las paqueteras tradicionales tradicionales.