furgoneta-electrica-e-tge-de-man

Se demanda una hoja de ruta más clara y un mayor apoyo al vehículo eléctrico en la búsqueda de la descarbonización.

Las matriculaciones en el sector de la automoción se reducirán un 3% a lo largo de 2019, según las cifras que maneja la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones, Anfac.  Sin embargo, lejos de caer en alarmismos o pesimismos, su vicepresidente ejecutivo, Mario Armero, sostiene que España cuenta con «una capacidad de producción fuerte y resiliente, por encima de otros mercados europeos«.

Así lo ha señalado durante su intervención en el XXXIV IESE Auto-Industry Meetings, que ha tenido lugar en Barcelona: “Llevamos cuatro años de inacción en materia política, ha habido una falta de política industrial sin una serie de presupuestos para la industria. Ahora hay una conciencia por parte de las administraciones y son más receptivas ante los retos del sector”.

Para el vicepresidente de Anfac, el hecho de que el Gobierno haya descartado «el prohibicionismo» en la búsqueda de la descarbonización es una buena noticia de cara a los planes de renovación de flota. No obstante, considera que es necesaria una hoja de ruta más clara y un mayor apoyo al vehículo eléctrico, lo que exige más planes, más continuidad, más puntos de recarga, más rentabilidad y más interoperabilidad.

Además, exige un IVA reducido para la electromovilidad, más ayudas en I+D para potenciar este campo y una regulación que permita estabilizar los planes de movilidad y garantice una mayor cohesión territorial. En este momento, las plantas españolas tienen adjudicados 16 nuevos modelos de vehículos eléctricos hasta el año 2021 y tres fabricantes realizarán el ensamblaje de baterías en España.