Las instalaciones de Astilleros Zamakona han acogido la botadura del nuevo buque Bunker Breeze, que la división Energy Shipping del Grupo Suardíaz utilizará para el suministro de combustibles marinos, desde los tradicionales, como fuelóleos o gasóleos, hasta Gas Natural Licuado, GNL.

Se trata de la construcción número 787 de los astilleros y la tercera que realizan para este armador. En este caso, la iniciativa se corresponde con el proyecto Core LNGas hive, cuyo objetivo es desarrollar una cadena logística de GNL para impulsar la utilización del gas como combustible para el transporte, especialmente el marítimo.

La embarcación, que cuenta con 86 metros de eslora y 17 de manga, iniciará su actividad en el puerto de Barcelona a lo largo del último trimestre de 2018. Con un peso muerto de 5.250 toneladas, cuenta con capacidad para albergar 10 tanques de carga de fuelóleo pesado, HFO, y diésel marino, MDO, y otros cuatro tanques para el GNL, con una capacidad de 1.200 m³.

Dispone también de dos líneas de ejes con propulsores azimutales, lo que le permitirá una gran maniobrabilidad, que se verá aún más reforzada con una hélice transversal en proa.