dos-barcos-en-operacion-de-bunkering

Los límites en el contenido de azufre de los combustibles marinos cambian en enero.

Cepsa ha desarrollado y ya comercializa combustibles y lubricantes para el mercado marino adaptados a la norma internacional IMO 2020, que a partir de enero supondrá una drástica reducción en las emisiones de azufre del transporte marítimo.

En este sentido, la petrolera ha añadido a su gama de productos el nuevo combustible marino VLSFO 0,5% y los nuevos lubricantes Gavia 4050 y Larus 2040, desarrollados por su propio centro de investigación y producidos en las refinerías de la compañía.

Este nuevo combustible, testado el pasado mes febrero y con pruebas industriales realizadas en mayo con el suministro a nueve buques en el puerto de Algeciras, cumple con los requisitos generales de la Cláusula 5 de la ISO 8217: 2017, conforme a las características y límites de un combustible RMG 380, pero con un contenido máximo de azufre del 0,5%.

La compañía tiene disponibles los combustibles marinos adaptados a la IMO 2020, VLSFO 0.5% y el gasoil marino MGO en los principales puertos en los que opera y, al mismo tiempo, tiene previsto distribuir el resto de productos, incluido el RMG 380 actual, en función de las necesidades de sus clientes.

Por otra parte, la petrolera también ha incorporado dos nuevos lubricantes marinos diseñados para motores marinos que utilizan combustibles VLSFO.

Por un lado, el aceite Cepsa Gavia 4050 ha sido especialmente desarrollado para la lubricación de los cilindros de los motores marinos de dos tiempos, mientras que, por otro, para los de cuatro tiempos, se ha desarrollado el lubricante Cepsa Larus 2040.