El Reino Unido está empezando a pagar las consecuencias de su salida efectiva de la Unión Europea, hace ahora algo más de ocho meses, con un retroceso en el flujo de mercancías, que en el caso de España recuerdan a las cifras de hace seis años.

Solo entre enero y julio de este año, desde España se han exportado bienes por valor de 8.267 millones de libras a Reino Unido, una cifra que supone casi un 19% menos que el último año comparable, 2019, cuando  se alcanzaron los 10.195 millones de libras durante el mismo periodo.

Unos datos, recopilados por la plataforma Packlink, que suponen un retroceso de seis años, última vez que se observaron números tan bajos entre ambos países y, precisamente, el mismo año que se planteó el referéndum del Brexit.

En el caso de sus importaciones, se han visto mermadas en un 30%, pasando de 6.242 millones de libras entre enero y julio de 2019 a 4339 millones en el mismo periodo de 2021, según indican las estadísticas del Gobierno británico, lo que ha supuesto un superávit récord para la balanza comercial española con sus antiguos socios del bloque comunitario.

Las exportaciones españolas hasta julio han caído un 19% con respecto al prepandémico ejercicio de 2019.

Desabastecimientos en supermercados, crisis energética y cierres masivos de gasolineras ante la falta de suministros están marcando la actualidad británica de las últimas semanas, una situación que, si bien ha podido verse agravada por la crisis de la Covid-19, tiene su principal razón de ser en el propio Brexit, según concluyen desde Paclink.

La excesiva complicación burocrática, la expulsión de mano de obra extranjera y la aplicación de su particular ‘IVA’ en vez de aplicar el correspondiente al lugar de origen son las principales causas de la complicada situación que viven los británicos.

“El Brexit afecta particularmente a los eCommerce, que se exponen a tiempos de entrega mayores debido a la mayor burocracia. Además, las políticas de cancelación y devolución o la declaración de impuestos como el IVA en el Reino Unido, repercuten directamente en la forma de trabajar de los comerciantes españoles y europeos”, señala Noelia Lázaro, directora de Márketing de Packlink.