El día 23 de junio de 2011 entró en servicio el Centro de Gestión Ferroportuaria del puerto de Barcelona, que cumple ahora 10 años operativo. Su función es gestionar todos los movimientos ferroviarios que se producen en el puerto, así como la coordinación de las operativas con las terminales o la asignación de ‘slots’.

De este modo, se pretendía establecer un marco transparente y fiable con los diferentes implicados en las operativas ferroviarias, como son las Administraciones y los operadores públicos y privados.

En consecuencia, entre sus primeros hitos destaca el establecimiento de una ventanilla única, a través de la cual se comunican todos los actores del sector ferroviario, y que ha facilitado la coordinación entre operadores y terminales, agilizando la carga y descarga de trenes en el puerto.

En este tiempo, el Centro de Gestión Ferroportuaria ha proporcionado información constante y detallada sobre el funcionamiento del complejo ferroportuario del puerto, para la toma de decisiones que permitieran corregir posibles problemas y optimizar la capacidad y eficiencia de la infraestructura y los medios ferroviarios.

Desde su puesta en marcha, la cuota ferroviaria del puerto no ha parado de crecer, situándose en un 15% de los contenedores y un 42% de los vehículos durante el ejercicio de 2020, si bien el porcentaje ha seguido aumentando en los primeros meses de 2021.

Además, estas instalaciones han sido la base para el desarrollo de diferentes iniciativas en el puerto, como la decisión de aumentar la capacidad ferroviaria del puerto, aprobada el 28 de abril en el marco del nuevo Plan de Actuación Estratégico.