autopista-a-68-gestionada-por-abertis

Desde el 2 de diciembre los camiones tienen que usar la AP-68 en vez de la N-232 y la N-124 en La Rioja.

Desde el pasado sábado, 2 de diciembre, los camiones no pueden circular por la N-232 entre Zambrana y Tudela, ni por la N-124 entre los puntos kilométricos 45,990 y 39, en virtud de una restricción temporal establecida por la DGT a finales de noviembre de manera “precipitada” y “sorpresiva” para los transportistas, como refiere Fenadismer en un comunicado.

Igualmente, desde ese mismo día está en vigor un convenio para la aplicación de bonificaciones de peajes para camiones en el tramo entre Zambrana y Tudela de la autopista AP-68.

Fenadismer denuncia que desde el 2 de diciembre «se ha empezado a sancionar de forma indiscriminada contra todos los transportistas que por error accedieron a dichas carreteras nacionales, aunque fuera momentáneamente para repostar sus vehículos, con multa de 200 euros» y que Tráfico no ha llevado a cabo ninguna «campaña informativa sobre la prohibición».

En este contexto, la asociación informa de que el Comité Nacional de Transporte ha solicitado la suspensión cautelar de esta prohibición hasta que se celebre con una reunión con el Ministerio de Fomento ya solicitada en un su momento para analizar todos los desvíos obligatorios de camiones a autopistas de peaje que se están produciendo, así como que queden sin efecto todas las sanciones impuestas desde la entrada en vigor de la prohibición de circulación en la N-232 y la N-124.

Algunos transportistas piensan que el número creciente de desvíos a vías de alta capacidad desde carreteras convencionales por obras o por motivos de seguridad vial y el hecho de que varias administraciones regionales o provinciales, como es el caso de la Diputación de Guipúzcoa, estén estudiando la implantación de nuevos peajes para camiones suponen, de facto, la entrada de la euroviñeta en nuestro país.