Tres semanas de reanudar su singladura, tras quedar encallado en el Canal de Suez el 24 de marzo y provocar el colapso de algunas de las cadenas de suministro más complejas e internacionalizadas del planeta, el ‘Ever Given’ ha arribado finalmente al puerto  de Rotterdam.

En el enclave neerlandés aguardan numerosos propietarios de la carga que transporta el portacontenedores para comprobar el estado de sus mercancía y evaluar si podrán ponerlos en el mercado

Por otra parte, un portavoz de Bernhard Schulte Shipmanagement, que se encarga de los asuntos de personal del barco, ha indicado que los tripulantes que aún siguen en el buque se encuentran bien, si bien no podrán desembarcar a causa de las restricciones por el coronavirus, según recoge Europa Press de la prensa de los Países Bajos.

El buque reinició la navegación el 7 de julio tras permanecer retenido desde marzo junto a su tripulación a raíz de un acuerdo para el pago de compensaciones a la Autoridad del Canal de Suez por el bloqueo de la vía marítima.

El encallamiento del ‘Ever Given’ en el paso egipcio cortocicuitó múltiples cadenas de suministro que enlazan Asia con Europa y la costa atlántica del continente americano por valor de 9.500 millones de euros diarios, según algunos cálculos.