En plena ofensiva contra la circulación de camiones, tanto por vías convencionales, como por autopistas, el peaje para camiones de Guipúzcoa vuelve a estar en manos de una nueva decisión del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco.

La sentencia, que se espera para el día de hoy, 20 de febrero, según los cálculos de Fenadismer, decidirá si la reforma puesta en marcha por la Diputación guipuzcoana en mayo del año pasado cumple con los debidos requisitos legales o si, por el contrario, sigue siendo discriminatoria, tal y como estima el Comité Nacional en su demanda.

En abril de 2018, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco declaró ilegal el peaje a camiones puesto en marcha en enero de ese mismo año, aspecto que está recurrido, desde junio de ese mismo año, en casación ante el Tribunal Supremo por la Diputación de Guipúzcoa.

Así mismo, en 2019, la Diputación guipuzcoana ha introducido cambios en los pórticos del peaje para sortear que las tasas fuesen consideradas discriminatorias mientras que, por otra parte, ha obtenido el respaldo de la Comisión Europea, que en abril estimó que la norma que regula el peaje en la N-I y A-15 cumple con la normativa comunitaria relativa a la implantación de peajes.

Consecuentemente, el futuro de los peajes guipuzcoanos para camiones se juega esta semana en el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco y, ya de manera definitiva, en el Tribunal Supremo, con fecha aún por determinar.