Los puertos españoles siguen manteniendo una actividad esencial para asegurar el normal abastecimiento de mercancías para la población mientras dura el estado de alarma.

Para estos servicios, las comunidades portuarias juegan un papel importante, que complementan las Autoridades Portuarias, como responsables de la gestión de los puertos, como infraestructuras críticas.

En este sentido, el puerto de Barcelona ha establecido una serie de medidas necesarias para asegurar la prestación de los servicios esenciales, mientras persista la actual crisis sanitaria.

Todas ellas están destinadas a permitir que los integrantes de la cadena logística-portuaria sigan presntando sus servicios en los esfuerzos que se llevan a cabo para contener el avance de la pandemia del coronavirus.

Las medidas afectan tanto a la policía portuaria, como al resto de trabajadores de la Autoridad Portuaria, estibadores, transportistas, prácticos, remolcadores, amarradores, terminales, depósitos de contenedores, consignatarios y transitarios

De igual manera, también tienen en cuenta a agentes de aduanas, operadores de ferrocarril, empresas de suministros, de gestión de residuos, Aduana, Capitanía Marítima, servicios de inspección en frontera, Policía Nacional y Guardia Civil, que continúan de servicio para  garantizar el correcto suministro de las mercancías necesarias tanto para la industria como para los ciudadanos.