La Autoridad Portuaria de Barcelona ha recibido el premio de la iniciativa Lean & Green, impulsada por Aecoc, por asumir el compromiso de reducir en un 20% las emisiones de CO2 en un plazo de cinco años. El puerto se adhirió al programa en julio de 2019 con el objetivo de minimizar el impacto de los procesos logísticos en la emisión de gases de efecto invernadero.

La consultora Ernst & Young es la responsable de certificar que el puerto cumple con los objetivos de reducción de emisiones en el periodo establecido, utilizando como indicador de referencia la huella de carbono de la infraestructura y el plan de acción establecido junto a la Asociación.

El año 2016 fue el escogido para comenzar a medir la reducción de emisiones de CO2, mientras que el indicador clave de eficiencia han sido las toneladas de mercancía transportadas anualmente por las instalaciones del puerto. En este sentido, la infraestructura ha puesto en marcha diversas medidas de reducción que cumplen con los requisitos de sostenibilidad y rentabilidad.

Plan de acción

Dentro de su plan de acción, una primera actuación correspondería a la renovación de la flota propia de vehículos por turismos y motocicletas eléctricos, lo que ha permitido reducir las emisiones acumuladas en 50 toneladas de CO2.

La segunda consiste en la modernización del alumbrado público con tecnología LED y el ahorro de emisiones con la adquisición del 100% de la energía con certificados de procedencia de fuentes renovables, lo que supone una reducción total de casi 5.000 toneladas de CO2.

De este modo, el puerto ha mostrado una vez más su intención de reducir al máximo las emisiones de su actividad, un objetivo por el que lleva dos décadas trabajando y que se complementa con sus Planes de Mejora de la Calidad del Aire y el Agua, la apuesta por el GNL como combustible y el proyecto de electrificación de sus muelles.