El puerto de Valencia ha creado un grupo de trabajo, en el que están integradas la Asociación Naviera Valenciana, la Aduana y la Fundación Valenciaport, para adaptar la instalación portuaria a las exigencias del nuevo Código Aduanero de la Unión Europea, que entró en vigor el pasado mes de mayo y cuyas medidas serán de implantación obligatoria el próximo 1 de noviembre.

La nueva normativa europea convierte a las terminales marítimas en almacenes de depósito temporal para las mercancías de fuera de la Unión Europea, de modo que son las terminales las responsables de garantizar que todas las mercancías que salen de su instalación cumplen con los requisitos aduaneros pertinentes.

En este contexto, el Grupo de trabajo creado por el puerto valenciano ha desarrollado en dos fases la implantación del procedimiento. La primera fase contempla la aplicación del procedimiento que recoge la ‘Guía para el uso del ValenciaportPCS para las salidas de terminal sin LSP’ y que entrará en vigor el próximo 1 de noviembre.

En este documento se recogen medidas como el procedimiento necesario para poder sacar un contenedor de la terminal sin necesidad de presentar el Levante sin papeles, o la necesidad de que las órdenes de entrega de los transportistas deberán incluir la correspondiente autorización aduanera. Con la nueva normativa vigente, si un contenedor no tiene autorización aduanera, la terminal de contenedores no podrá entregarlo salvo casos excepcionales.

Para facilitar la adaptación a la nueva normativa, el grupo de trabajo está organizando reuniones con todos los agentes logísticos implicados para presentarles esta guía y mostrarles los cambios que serán obligatorios a partir del 1 de noviembre

Actualmente, el grupo de trabajo está definiendo los puntos a implantar en la segunda fase. Algunas de las medidas previstas son la implantación de nuevos documentos electrónicos para los movimientos de mercancías en depósito temporal, el desarrollo de la ventanilla única aduanera, el desarrollo e implementación del Gestor de Posicionados por parte de la APV, el control de salidas vía terrestre de contenedores de exportación, así como la mejora de la gestión de depósito y entregas de carga a granel y carga general distinta de la transportada en contenedor, entre otras.