La Autoridad Portuaria de Valencia aplicará diversas medidas urgentes y compensatorias en el año 2020 para paliar los efectos económicos del Covid-19 en el tejido económico empresarial de su área de influencia. El objetivo es que los proveedores de los puertos de Valencia, Sagunto y Gandía puedan disponer de liquidez y de un margen presupuestario anticipado por valor de 57,2 millones de euros.

Hasta el 28 de abril, ya había adelantado 6,41 millones de euros y prevé que los adelantos de pagos ascenderán al final del ejercicio a 51 millones de euros repartidos entre 250 empresas. Su idea es realizar pagos semanales hasta que finalice el estado de alarma, para minimizar las dificultades de tesorería que pudieran tener los proveedores o prestadores de servicios de la APV.

Asimismo, la reducción de tasas derivada del Real Decreto-ley de 21 de abril de 2020 supondrá en este caso un importe de 6,2 millones de euros, cantidad que no se detraerá de las cuentas de las empresas, para mejorar su capacidad de reacción.

Rebaja de tasas

Para el cálculo del impacto en las rebajas de tasas, se ha tenido en cuenta su afección a la tasa del buque T-1, a la tasa de ocupación, al ajuste por incumplimiento del límite mínimo de la tasa de actividad y a las penalizaciones por tráficos mínimos.

Para el cálculo de la tasa del buque T-1 se ha valorado el ingreso medio diario desde el 1 de enero al 8 de abril de 2020 y se ha aplicado el 50% de reducción a partir del 23 de abril al importe medio diario de los buques ro-ro de corta distancia y el 10% al resto de buques.

Por lo que respecta a la tasa de ocupación, el cálculo se ha realizado sobre el importe medio diario para esta tasa en 2019, aplicando a partir del 23 de abril un 60% de reducción en las terminales de pasaje y un 20% en el resto. Igualmente, el cálculo realizado incluye una disminución del 10% de la tasa de actividad, así como la eliminación de la penalización por tráficos mínimos.