La Autoridad Portuaria de Valencia ha tenido que tomar medidas esta semana para evitar el colapso de las terminales, pues se han dado en esta zona dos circunstancias excepcionales que no se han producido en otros puertos.

Por un lado, las afectaciones al tráfico marítimo durante los últimos 15 días por la borrasca Celia. Desde el día 15, el tráfico ha estado restringido al 50%, aunque sí se han mantenido las conexiones con las Islas para el abastecimiento de alimentos.

Debido a ello, han llegado a acumularse hasta 22 buques en la zona de fondeo, esperando para poder acceder al puerto, si bien en este momento la cifra ha bajado ya a 16.

Por otro lado, en los últimos días el bloqueo del acceso terrestre al puerto derivado de los paros en el transporte ha ocasionado que la retirada de contenedores de importación y la entrada de camiones con contenedores de exportación se haya reducido en un 80%.

La confluencia de estas dos variables ha conducido a una situación de saturación en el puerto, que concentra el 40% del tráfico de import/export de España, si bien desde este lunes, se ha ido recuperando tanto la actividad marítima como terrestre gracias a la presencia de las fuerzas de Seguridad de Estado.

En concreto, tal y como señalan desde la Autoridad Portuaria, este lunes se ha alcanzado una media del 40% del tráfico de camiones y hoy se podría llegar al 50%. No obstante, la actividad se centra en la retirada de los contenedores de importación, en línea con el Plan de Contingencias de la Marca de Garantía para evitar un colapso por la concentración de estas mercancías.

En este sentido, de forma excepcional, se está dando prioridad al tráfico de importación y también al tráfico con las Islas.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110