El tráfico de mercancías en el puerto de La Coruña, que no se cerraba con una subida desde abril de 2020, ha alcanzado 1.031.947 toneladas en enero de 2021, un 11,78% más que las 923.189 del mismo mes del año anterior.

El motor de crecimiento han sido los graneles sólidos, que han pasado de 183.000 toneladas en 2020 a las 369.114 toneladas de este año, lo que supone un ascenso del 101,7%.

Las mercancías con mayor crecimiento dentro de esta categoría han sido las agroalimentarias, destacando el maíz y las harinas. Esto pone de manifiesto la consolidación de Punta Langosteira como principal núcleo en noroeste para estas mercancías, utilizadas en la fabricación de productos compuestos de alimentación animal con destino a la cabaña ganadera y avícola.

También ha registrado cifras notables el cuarzo. Además, se han producido dos descargas de 10.000 toneladas de sal procedentes del sur de España, para paliar los efectos de los grandes temporales, como Filomena, en las carreteras del norte peninsular.

Respecto a los graneles líquidos, se ha registrado un descenso del 9% hasta las 602.284 toneladas, si bien en comparación con enero de 2020, cuando no existían restricciones a la movilidad, se aprecia una tendencia a la recuperación.

De hecho, el crecimiento de productos refinados ha llegado al 30%, superando las 321.000 toneladas. En cuanto a la mercancía general, se aprecia un descenso vinculado fundamentalmente al tráfico de madera.

En cuanto a los tráficos de pesca fresca y marisco no ha habido importantes variaciones, con 1.270 toneladas en enero, en medio de un contexto de futuro que genera inquietud debido al nuevo escenario normativo que implica el Brexit.