La crisis sanitaria supone una fuerte paralización de la actividad económica que también se extiende como demuestran los datos de tráfico, incluso a los sectores críticos para el abastecimiento de mercancía a la población.

Así las cosas, Fenadismer tiene la intención de que se modifique la actual normativa de medidas económicas y ayudas públicas a la situación de estado de alarma para que puedan acogerse a la declaración de ERTEs todas aquellas empresas de transporte que no están vinculadas a la distribución de bienes o productos esenciales o básicos.

Esta solicitud va en la misma línea que la realizada hace unos días por UNO y tiene como finalidad, afirma la organización, «asegurar la viabilidad de miles de transportistas españoles».

Especialmente, la posibilidad de realizar ERTEs les permitiría, según Fenadismer, reducir sus cargas relativas a las cotizaciones sociales, así como para poder redimensionar sus empresas y mantener el nivel de empleo que estas circunstancias excepcionales requieren.

En concreto, la federación solicitará que no sea preciso el cierre total de una empresa de transporte para poder acogerse a un ERTE con plena seguridad jurídica, al tiempo que se abre la posibilidad de reanudar la actividad cuando la situación actual mejore, llegado el caso.