Como parte de su estrategia para desplegar un total de 1.600 vehículos industriales eléctricos de pila de combustible para el 2025, Hyundai ha entregado en noviembre siete camiones propulsados por hidrógeno a clientes de Suiza, aunque pretende poner en circulación un total de 50 en 2020.

Estos vehículos tienen ciertas ventajas sobre los camiones eléctricos, pues ofrecen una mayor autonomía y requieren menos tiempos de carga, si bien su introducción en el mercado ha sido más lenta debido a los costes que supone su producción.

Según un estudio de McKinsey, el hidrógeno podría igualar en costes al diésel de cara a 2030. De momento, Hyundai ya se ha marcado como objetivo construir una cadena de valor para su producción a partir de energía hidroeléctrica, el suministro en las estaciones de carga de hidrógeno, y el servicio y mantenimiento de los camiones propulsados con este combustible.

Entre los clientes que empezarán a probar ya los camiones de pila de combustible de hidrógeno, se encuentra la cadena de supermercados Migros, que los utilizará para el transporte de mercancías por Suiza.

El plan del fabricante pasa por introducir estos vehículos posteriormente en Austria, Alemania, Países Bajos y Noruega, antes de expandirse hacia Norteamérica y China. Su capacidad de producción ascenderá a 2.000 unidades anuales de su nuevo modelo H2 Xcient para 2021.

Además, en el año 2019 formó una ‘joint-venture‘ con la empresa sueca H2 Energy para el alquiler de camiones a operadores mediante un sistema de pago por uso, lo que supone que no es necesaria una inversión inicial.