El gobierno italiano está estudiando la posibilidad de implantar el salario mínimo a los conductores extranjeros que realicen transporte internacional, con lo que se ampliaría de este modo el proyecto inicial, aprobado en julio, tal y como ya se informó en cadenadesuministro.es, de aplicarlo sólo a aquellos que realizan cabotaje en el país, según señalan desde Fenadismer.

Si bien el decreto que establece el salario mínimo se aprobó en verano, la nueva norma se encuentra en la actualidad pendiente de desarrollo normativo, al no haberse aún publicado el modelo de comunicación de desplazamiento y el procedimiento de gestión y control por parte de las autoridades laborales italianas.

Según indican desde la Federación, la administración italiana está estudiando ampliar el ámbito de la norma al transporte internacional, de modo análogo a lo establecido en la regulación francesa y alemana, a raíz de «la demanda unánime de las asociaciones italianas de transportistas» ante la fuerte competencia que sufren de las empresas procedentes de terceros países.

El dumping social ha propiciado que, actualmente, la flota italiana realice sólo el 9% del transporte internacional con origen o destino en dicho país.

Transponer la Directiva europea

En este contexto, desde Fenadismer continúan reclamando de forma insistente la necesidad de transponer en el ordenamiento jurídico español la Directiva europea sobre desplazamiento de los trabajadores, cuya fecha límite de transposición vencía el pasado mes de julio.

Dicha normativa permitiría controlar la situación de competencia desleal que atraviesa el sector en el país, fundamentalmente por la deslocalización de las grandes empresas de transporte españolas hacia otros Estados de la UE con menores costes de explotación de la actividad.

Por ello, los transportistas «esperan» que el próximo Gobierno «promueva esta regulación con carácter inmediato» en defensa de los intereses del actual tejido empresarial español.