La crisis sanitaria ha actuado como un acelerador en el proceso de consolidación que vive el canal del comercio electrónico en los últimos años.

Al crecimiento del número de usuarios de estos servicios hay que añadir la llegada del e-commerce a nuevos segmentos de productos que hasta hace unos meses parecían, por las propias características del consumidor español, territorio vedado.

En este sentido, el reciente Observatorio Asedas de Comercio Electrónico y Alimentación ha detectado en el último año un fuerte incremento de los usuarios del canal on-line para la compra de productos de alimentación, cuidado personal y de limpieza del hogar, ya sea en combinación con el uso del canal físico o de internet de manera exclusiva.

El cliente omnicanal es el más rentable

Estos últimos, por ejemplo, han pasado de suponer el 2,1% de los compradores el año pasado a colocarse en un 3,5% este ejercicio. De igual manera, los compradores mixtos, que utilizan ambos canales, suman un 27,3%, frente al 22,5% del año pasado.

Así mismo, el estudio detecta que los compradores en tienda emplean más tiempo en sus compras, acuden con más frecuencia a los establecimientos y tienen menos gasto que los usuarios del canal on-line.

Sin embargo, frente a ambos perfiles el más rentable es el mixto, ya que entre sus compras en el canal físico y el on-line suman un gasto medio anual de 4.762 euros, cifra que indica que la apuesta por la omnicanalidad tiene recorrido ya que está dirigida a llegar al público objetivo con un mayor gasto final.

Por otra parte el análisis realizado para Asedas por las universidades Complutense y Autónoma de Madrid refleja el incremento destacado que tiene el móvil como medio de compra que ya se ha colocado en un 38%, frente al 52% que aún mantiene el ordenador y el porcentaje residual de un 10% para las tabletas.

Factores que decantan la compra on-line

Finalmente, el Observatorio también describe que el uso de las tiendas on-line se basa en primer lugar en la confianza en que la transacción es segura, en segundo lugar se coloca la conveniencia como factor decisivo para acudir a este canal y, por último, se coloca el coste.

En este sentido, la definición del tiempo de entrega y de sus costes se erige como uno de los elementos fundamentales que tienen en cuenta los compradores a la hora de adquirir estos productos a través de internet.

Por lo que respecta a el segmento de productos de alimentación, cuidado personal y de limpieza del hogar, los que más se adquieren son los de alimentación envasada, droguería e higiene personal, mientras que los menos requeridos son frescos y congelados.