El 65% de las empresas dedicadas a la distribución urbana de mercancías piensan que la distribución urbana de mercancías se realizará con vehículos eléctricos, según refleja el informe ‘La energía eléctrica en el transporte de mercancías’, elaborado por Aecoc y Aedive. Sin embargo, solo un 26% cuenta en la actualidad con vehículos eléctricos y para la mayoría de empresas de este segmento, las unidades eléctricas no representan más del 5% de su flota.

El estudio señala diferencias en la electrificación por diferentes segmentos de actividad logística y de transporte. Así, el porcentaje de utilización de vehículos eléctricos se coloca entre el 25% y el 50% en el caso de las empresas especializadas en servicios de paquetería, que cuentan con una mayor oferta eléctrica en el mercado.

Barreras para la inversión

Como parte de esta realidad, el análisis señala, entre las principales barreras para invertir en vehículos eléctricos, que siete de cada diez empresas apuntan la falta de infraestructuras de recarga disponibles, así como a la escasez de oferta de furgonetas y vehículos industriales eléctricos adecuados para la distribución de mercancías.

En lo que coinciden el 100% de  los encuestados, es en la necesidad armonizar la normativa, de forma que la legislación a este respecto en los municipios españoles sea común, para simplificar una gestión, que en muchos casos trasciende el ámbito municipal.

Para el 100% de  los encuestados es preciso armonizar la normativa a nivel nacional, para simplificar una gestión, que en muchos casos afecta a más de un municipio.

Además, otros factores que desincentivan la transición eléctrica en la movilidad son la falta de autonomía de los eléctricos y la diferencia de precio de estos respecto a alternativas como el diésel.

Por otra parte, el uso de vehículos eléctricos está por detrás de otras modalidades de combustión alternativa para la distribución urbana de mercancías, ya que un 54% de las empresas dispone de vehículos de gas natural, aunque en la mayoría de casos con un peso también inferior al 5% sobre el total de la flota.

Así mismo, los híbridos también están presentes entre los vehículos del 28% de las compañías encuestadas, y para la mayoría suponen más del 10% de la flota.

Necesidad de más apoyo para la electrificación

En cuanto a los planes de futuro, las empresas estiman que la evolución de la legislación y del apoyo administrativo condiciona sus planes de inversión.

En esta línea un 35% no tiene pensado adquirir vehículos 100% eléctricos y un 33% que condiciona estas inversiones a un cambio en el marco regulatorio y a una ampliación en las ayudas disponibles.

Así mismo, entre las compañías que sí tienen previsto incorporar eléctricos a su flota, la mayoría invertirán en vehículos ligeros y adecuados para la distribución urbana de mercancías. En concreto, un 25% de las compañías afirma que comprará camiones o furgonetas de menos de 3,5 toneladas de MMA.