La propuesta que el presidente del CES, Marcos Peña, presentó a Fomento, sindicatos y Anesco tras mediar en las negociaciones sobre la reforma del sistema español de estiba no ha conseguido el esperado acuerdo entre las partes. 

La negociación sigue encallada en el mismo punto: la subrogación por ley de los trabajadores. Fomento ha hecho suya la propuesta del mediador y Anesco la ha aceptado con matices, pero los estibadores consideran que es innecesaria, «incluso irrelevante» para el proceso.

Aunque no lo han señalado los estibadores, el problema parece evidente: el mediador no insta a regular por ley la subrogación de los estibadores, limitándose a sugerir que “la formulación legal del principio de subrogación”, que recoge el Estatuto de los trabajadores en su artículo 44, “se complemente y articule con fórmulas de subrogación convencional“.

Posiciones enfrentadas

El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, ha señalado este martes 4 de abril que, si estaban de acuerdo las partes, elevaría a rango normativo la propuesta íntegra del mediador, con las consideraciones que estimen pertinentes los servicios jurídicos, a través posiblemente de un Reglamento que se integre en el propio Real Decreto Ley. 

Mientras De la Serna respondía a las preguntas en el Ministerio durante la presentación de los presupuestos de su departamento para 2017, Anesco y los sindicatos informaban sobre su posicionamiento en torno a la propuesta de Marcos Peña. A tenor de las declaraciones de los estibadores, no parece que el texto del presidente del CES pueda prosperar.

Los estibadores defienden que el texto legitimado es el que presentaron conjuntamente patronal y sindicatos el día 29 de marzo, 24 horas antes de que se pronunciase el mediador, a la que el Gobierno mostró su absoluto rechazo, por recoger tanto la subrogación por ley de los trabajadores como subvenciones a las empresas para paliar el sobrecoste con respecto a nuevos trabajadores.

Los sindicatos entienden que el texto que vale es el acuerdo presentado junto a Anesco el 29 de marzo

Una vez resuelto el conflicto laboral mediante dicho acuerdo, «suscrito entre los sujetos legitimados para la negociación colectiva, los trabajadores de la estiba entienden que no se precisa la mediación al respecto«, señalan desde los sindicatos. 

Los estibadores insisten en que es preciso conocer la propuesta normativa del Gobierno y, por otro lado, redundan en cuestiones, relativas a los Centros Portuarios de Empleo, cuyo debate parecía cerrado. 

«La regulación jurídica de los CPE debe disponer como únicos socios a los referidos titulares del servicio portuario y eludir los obstáculos normativos para la constitución y para el establecimiento de relaciones laborales estables», aseguran desde los sindicatos. 

La patronalpiden aclaraciones

La patronal Anesco ha aceptado la mediación propuesta por Peña, pero condicionada al esclarecimiento y cumplimiento de una serie de aspectos.

Las empresas llaman a determinar el marco jurídico de la reforma del modelo, es decir, si se mantendrán todos los términos del Real Decreto Ley derogado y, en especial, sobre su régimen transitorio, así como su posterior desarrollo.

Así, al igual que los sindicatos, las empresas también retoman cuestiones cerradas, como el régimen transitorio de la norma, a la que en principio se opusieron.

También exigen conocer con exactitud el alcance real de las medidas propuestas por el Gobierno en su plan de ayudas a los trabajadores portuarios, así como garantía de igualdad competitiva entre los operadores actuales y los nuevos operadores que puedan acogerse al nuevo marco legal.