Viaducto La Pena en la línea Pau-Canfranc-Zaragoza

El presidente de Aragón confía en el apoyo de la Unión Europea para este proyecto.

La administración aragonesa solicitará a Bruselas que asuma el 40% o 50% de la financiación de la reapertura de Canfranc. Así lo ha señalado el presidente de Aragón, Javier Lambán en la inauguración del tramo ferroviario entre Olorón y Bedous, de 24,7 kilómetros, que supone un nuevo paso hacia la reapertura total de la línea que conectaría España con Francia.

Se trata de una actuación «fundamental para el desarrollo de la logística aragonesa«, que permitiría la conexión de la península ibérica con Europa, según ha afirmado el presidente, que trabaja de forma conjunta con la región de Aquitania para impulsar este proyecto, que presentarán ante la comisión de transportes europea.

En este sentido, Lambán considera que es necesario realizar un estudio para verificar la viabilidad de la línea desde el punto de vista económico y medioambiental, aunque confía en que «en la UE no se pondrán trabas, sino todo lo contario«.

Por su parte, el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, ha reiterado la necesidad de seguir avanzando para convencer a Europa de que esta red es estratégica para la Unión Europea.